Humedades en cubiertas

¿cómo quitar las humedades en cubiertas?

27 de noviembre

Como ya dijimos en la entrada anterior, la humedad es la lesión que deriva en la presencia excesiva de agua en un cerramiento, ya sea en su superficie o en algún punto de su espesor. Se detecta en forma de manchas de humedad o de otras lesiones secundarias. Las cubiertas requieren un mantenimiento específico que evite el deterioro del material de cobertura provocando filtraciones, que a su vez derivará en pudriciones, oxidaciones o presencia de organismos. La solución a esta patología depende del tipo de humedad: - Si es humedad por condensación, habría que ventilar la cámara de aire y colocar si fuera posible, un aislamiento térmico.

- Si es humedad por filtración, se puede cambiar el material de cobertura y/o modificar la pendiente de la cubierta manteniendo la estructura original, Para ello, se colocan una estructura auxiliar a base de tablones de madera que formarían la nueva pendiente.

En las cubiertas en las que la lesión es debida a que el material de cobertura ha perdido la capacidad de estanqueidad necesaria, la solución es sustituirlo, siendo necesario en ocasiones volver a ejecutar el soporte de la cobertura, sobre todo en los edificios más antiguos en los que el soporte es madera o yeso, de fácil absorción de agua y pudrición por los elevados cambios de humedad.

Esto es muy corriente en cubiertas de teja cerámica ubicadas en zonas de alta montaña, donde la nieve queda acumulada durante muchas horas o incluso días, ya que se trata de un material muy poroso que solamente es permeable las primeras 2 ó 3 horas de exposición al agua. Debemos tener en cuenta que una cubierta de teja curva o árabe sobre un faldón de rasillones con capa de mortero debe tener una pendiente media entre el 30% y el 45% para que sea estanca y evitar deslizamientos de las tejas, lo que permitiría el paso del agua, como vemos que ha sucedido en la siguiente imagen. Por ello, en ocasiones, conviene cambiar el material de cobertura, colocar o sustituir la lámina impermeable y/o modificar la pendiente o fijar todas las tejas para evitar que continúen su desplazamiento.

Si optamos por colocar una lámina impermeable, hay que prestar especial atención a su colocación para evitar perforarla. Para ello, las tejas deberían ir colgadas de los rastreles pero en el caso de un tejado con una pendiente excesiva, la solución es clavar los rastreles al soporte y colgar las tejas, sin ser necesaria la lámina impermeable. También puede haber filtraciones en las zonas de refreno; es decir, zonas donde la pendiente disminuye, especialmente frecuentes en los edificios históricos, ya que el agua se acumula y donde además, las tejas solapan deficientemente. .

Es muy frecuente, la presencia de filtraciones en zona de lima, por lo que convendría ejecutar en canalón sobre las mismas de al menos 20 cm. De anchura, poniendo especial interés en el solape y la soldadura. En la siguiente imagen, se puede ver como se ha ejecutado una lima con material impermeable de aluminio y con el diseño adecuado para facilitar el desagüe de aguas pluviales que incide sobre los faldones. Estos encuentros requieren de un mantenimiento periódico para conservar la estanqueidad.

De igual modo, las humedades accidentales por rotura o colapso de un canalón oculto son muy frecuentes, apareciendo manchas de humedad en el interior de la vivienda. Por ello, conviene hacer inspecciones de estos elementos de manera frecuentemente.

Las cubiertas son el cerramiento sobre el que más incide el agua por lo que es fácil la presencia continuada de humedad en periodos de lluvias, facilitando el desarrollo de organismos y de vegetación, especialmente si el mantenimiento es deficiente. Puede incluso darse el caso de crecimiento de plantas en los canales de las tejas debido a la facilidad para acumularse el polvo en un paramento húmedo, especialmente cuando la pendiente es insuficiente y el material es poroso.


Contáctanos o pídenos un presupuesto


Contacto

  • Calle Palmeral de Elche, 8 local 28054 Madrid
  • 900 26 45 66 - Oficina
  • info@muffasa.com

Mapa